La larga loma que desde el Puerto de Cotos asciende hasta el Alto de Guarramillas (Bola del Mundo) y que cierra por el Oeste la Estación de Valdesquí marcando en buena parte de su recorrido la divisoria entre las provincias de Madrid y Segovia, es conocida en la toponimia de la Sierra Madrileña como la Loma del Noruego.

Son muchos los montañeros y excursionistas que saben su nombre, pero pocos saben el origen de ese nombre.

Se debe al joven noruego Birgen Sörensen, que a principios del siglo XX (1902-1904) introdujo por primera vez en la práctica del esquí nórdico a un grupo de jóvenes madrileños aficionados a la montaña; el grupo fue el núcleo inicial de lo que años después sería el Club Alpino Español.

Sörensen era un industrial maderero encargado de la sucursal de la empresa familiar en Madrid. Por este motivo, acudía frecuentemente a la Sierra de Guadarrama y más específicamente a Rascafría para visitar el aserradero de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular.

Sörensen procedía de una región noruega en la que se había inaugurado la primera escuela europea de esquí moderno. Junto a Sigurd Christiansen, su apoderado en la empresa familiar, inició a aquellos entusiastas excursionistas madrileños en la práctica del esquí, fabricándoles los esquíes en su fábrica de madera.

LOMA DEL NORUEGO 2 LOMA DEL NORUEGO