El Puerto de la Fuenfría es, seguramente, el paso con más historia de la Sierra de Guadarrama. Con sus casi 1.800 metros de altitud, la Fuenfría ha sido la principal vía de acceso entre ambas vertientes de la Sierra durante siglos, además de paso obligado entre Madrid y Segovia hasta la apertura del Puerto de Navacerrada a finales del S.XVIII.

 

A lo largo de la historia, el Puerto de la Fuenfría ha visto el paso de romanos, peregrinos a Santiago, ganaderos trashumantes, gabarreros, reyes y viajeros de todo tipo. La historia de este paso queda reflejada en los restos de la calzada romana que todavía se pueden ver; o en los cercados para encerrar el ganado que se conservan; o en las ruinas de la Casa Eraso, una residencia palaciega construida en época de Felipe II y que sirvió de lugar de descanso de la realeza en sus desplazamientos hacia los palacios de Valsaín y la Granja hasta la época de Felipe V.

En la vertiente norte de La Fuenfría se extiende el Valle de Valsaín, uno de los espacios de mayor valor ambiental de la Sierra en el que predomina el bosque de pino silvestre. Precisamente, por la calidad de su madera, en este valle se ha configurado a lo largo de los años una industria maderera de gran relevancia.

13886428_10154774841505139_6418165364119421015_n
Pues con las botas calzadas y la mochila a la espalda nos hemos adentrado a primera hora en estos bosques para acceder hasta el Puerto de La Fuenfría desde la vertiente norte, desde el lado segoviano.

Aprovechando el resguardo de los pinos iniciamos el recorrido en el paraje conocido como “Boca del Asno” cerca del poblado de Valsaín, para ir ascendiendo por sendas que transcurren entre pinos y helechos hasta la cumbre de La Camorca.

13906831_10154774841705139_4011881383231583414_n

Tras una parada para contemplar el paisaje, descendemos hasta el Cordel de Santillana (vía pecuaria que atraviesa estos montes) y llegar a las ruinas de la Venta de la Fuenfría (una venta de época medieval utilizada hasta finales del S.XVIII por los viajeros que transitaban este ruta). Desde este punto seguimos el trazado de la Calzada Romana (comenzando en la Fuente de La Reina o Fuente de La Fuenfría) para alcanzar el Puerto varios kilómetros después.

Ya en el Puerto de la Fuenfría, y tras una segunda parada, solo nos quedaba descender hasta el punto de partida por una variante del GR10 y completar este recorrido circular de 16 km lleno de historia.