Uno de los mejores parajes de la Sierra de Guadarrama (también uno de los menos frecuentados y quizás, por eso, mejor conservado) es la Garganta del Río Moros (también denominada en la toponimia de la Sierra como Valle del Río Moros o Garganta de El Espinar).

Un valle que se cierra por el sur por las cumbres de “La Peñota” y “La Peña del Águila”; y por el norte por la línea montañosa que compone “La Mujer Muerta”. En la cabecera del valle encontramos “El Montón de Trigo” en cuyas faldas nace el Río Moros.

13102727_10154524285060139_890954868785602683_n

Hemos partido del área recreativa de La Panera para seguir la ruta que marca el sendero GR88 hasta ascender al Collado de Pasapán (a 1.850 m de altitud) desde donde se abre una “ventana visual” sin igual de la ciudad de Segovia y su Alfoz.

13083091_10154524285215139_3919046086275807764_n

La mayor parte de la superficie del valle está cubierta de bosques de pino silvestre que han sido históricamente aprovechados para la explotación maderera; una industria tradicional que aún hoy continúa recordándose en el municipio de El Espinar con la celebración anual de la Fiesta de los Gabarreros.

Impresiona el silencio de estos bosques que solo se rompe por el crepitar del Río Moros y de los numerosos arroyos que en estos días bajan cargados de agua por el deshielo primaveral.