Una de las “clásicas” en la Sierra de Guadarrama es la ascensión  a La Maliciosa y a las Guarramillas desde La Barranca pasando por el Collado del Piornal y descendiendo por la Cuerda de Las Cabrillas.

“Vista de La Maliciosa desde La Barranca”

La ruta comienza en la zona del aparcamiento de vehículos de La Barranca y asciende de manera continuada por una pista forestal hasta llegar a la Fuente de la Campanilla (dejando atrás el Embalse de La Barranca y el Área Recreativa de las Vueltas).

“Fuente de la Campanilla”

Junto a la fuente aparece señalizado con las bandas amarillas y blancas  un escarpado sendero que hacia el noreste asciende hasta el Collado del Piornal (donde el pluviómetro que existe en este punto nos marca el inicio del sendero que nos conducirá hasta la cima de La Maliciosa).

Tras contemplar por un momento las vistas de Cuerda Larga y la zona alta de La Pedriza iniciamos desde el collado el último tramo de ascensión hasta la cumbre de La Maliciosa. Ya en la cumbre (2.227 m de altitud y 850 m de desnivel superados) hacemos un alto para reponer fuerzas y disfrutar de las vistas desde la cima.

Tras la obligada parada, toca descender nuevamente al Collado del Piornal para iniciar, desde ese punto, la ascensión a la cumbre de Las Guarramillas.

“Collado del Piornal con Guarramillas al fondo”

Esta cumbre de 2.275 m de altitud es una de las más reconocibles de la Sierra de Guadarrama por el conjunto de antenas y repetidores instalados en la cima, lo que ha conllevado que popularmente se la conozca por el sobrenombre de Bola del Mundo (de hecho, son pocos los que denominan a esta cumbre por su nombre original: Las Guarramillas).

Desde la cumbre iniciamos el descenso en dirección suroeste, perdiendo progresivamente altura hasta sumergirnos nuevamente en el bosque de pinos del Valle de la Barranca y alcanzar el punto de partida, después de 5 horas de travesía, 14 km y 1.100 metros de desnivel positivo.

“Descenso hacia La Barranca con la Sierra de las Cabrillas al fondo”


Dos apuntes históricos sobre La Maliciosa y Las Guarramillas:

Sobre La Maliciosa una curiosidad. Velázquez sitúa la cumbre nevada de La Maliciosa al fondo a la derecha en su cuadro del Príncipe Baltasar Carlos a caballo.

Sobre Las Guarramillas. En las faldas de esta montaña serrana se desarrolló desde principios del S XVII y hasta finales del S XIX una próspera actividad comercial vinculada a la nevería debido a la demanda de hielo para la conservación de alimentos. Desde los ventisqueros de la Estrada y de la Condesa se sacaba la nieve con mulos y se acarreada hasta Madrid en carros cubiertos de pieles para evitar que el hielo se derritiera.

En Madrid se construyeron pozos para almacenarla en el entorno de lo que actualmente sería la Glorieta de Bilbao y la Calle Barceló. De hecho, la Glorieta de Bilbao fue conocida durante mucho tiempo como “de los Pozos de Nieve”.